Ahora es uno de los momentos más sensibles para el tratamiento del oidio, ya que al caer el capuchón deja pequeñas micro-heridas y sería conveniente realizar una aplicación con KUSABI a 0,3L/ha Además, dadas las continuas lluvias, es el tratamiento ideal, ya que también tiene efecto secundario sobre botritis.

You are here: